Boulder County has moved to a .GOV internet domain – Learn more

COVID-19: Enfrentando el Caos, un blog sobre la salud mental
COVID-19: Enfrentando el Caos

COVID-19: Enfrentando el Caos

¿Qué es COVID-19: Enfrentando el Caos?

COVID-19: Enfrentando el Caos es una serie escrita por la Dra. Lori Kleinman y presentada por Salud Pública del Condado de Boulder. Esta serie tiene como objetivo brindar consejos fáciles de adoptar para vivir una vida más saludable mientras se enfrenta a la incertidumbre, el estrés, el dolor, el cambio, la inquietud y más durante la pandemia de COVID-19.

Conoce a Lori Kleinman, PhD

Lori Kleinman, PhD, es psicóloga, musicoterapeuta y fundadora de LIVIBRANCE. Tiene más de 35 años de experiencia brindando servicios y consultas de salud mental. Tiene una práctica clínica privada. También proporciona respuesta inmediata a eventos disruptivos e incidentes críticos a las organizaciones. Además, la Dra. Kleinman da charlas públicas y presentaciones principales sobre la salud mental, asesora a ejecutivos y organizaciones, y crea programas de bienestar personalizados.

La Dr. Kleinman tiene un doctorado en psicología de consejería, una maestría en consejería y sistemas humanos y una licenciatura en musicoterapia. Tiene certificaciones y capacitación especializada en varios áreas como manejo del estrés, psicología del trauma, psicología de la salud, manejo de la vida laboral, fatiga por compasión, dolor, prevención del suicidio, relaciones, comunicación, coaching ejecutivo, desarrollo de liderazgo, mejora del desempeño, negociación de rehenes, y combatir la mitigación del estrés.

Mientras era oficial y psicóloga de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, la Dra. Kleinman implementó numerosos programas de prevención. Trabajó directamente con fuerzas conjuntas después de 9/11. Proporcionó capacitación a líderes y escuadrones y coordinó los servicios de salud mental en casos de desastre. También escribió manuales de capacitación en prevención del suicidio de la USAF y dirigió programas de prevención del suicidio. Ella ayudó a crear y facilitó la Conferencia de Bienestar de la Mujer. Además, la Dra. Kleinman fue miembro de los equipos de negociación de rehenes y fue el primer psicólogo en trabajar directamente con los departamentos de bomberos de USCENTCOM y USAF.

Amabilidad Social

Amabilidad Social

La amabilidad social se refiere a la forma en que actuamos cuando estamos con otras personas, incluyendo extraños. Es natural que cada uno de nosotros se concentre en sus propios pensamientos y necesidades en público. Estamos ocupados haciendo mandados y concentrados en nuestras propias actividades. Sin embargo, seguir algunas gracias sociales básicas puede mejorar enormemente nuestra experiencia. Nos ayuda a sentirnos bien y puede reducir nuestro nivel de estrés.

Existen numerosos términos para la bondad social, que incluyen gracias sociales, etiqueta y comportamiento cortés. No importa cómo lo llamemos, la amabilidad social significa que estamos mostrando respeto por nosotros mismos y por los que nos rodean. Mostramos respeto a los demás al ser considerados. Nos mostramos respeto manejando nuestras respuestas y manteniendo nuestro ánimo y actitud elevados.

Una forma sencilla de demostrar bondad social es sonreír. Sonreír es un comportamiento natural, pero no sonreímos de forma natural cuando nos sentimos estresados ​​o molestos. ¿Sabías que puedes mejorar tu estado de ánimo simplemente decidiendo sonreír a las personas cuando las pasas en público? Una forma de hacerlo es centrándote en pensamientos y experiencias agradables. Nuestros pensamientos influyen en nuestro estado de ánimo y comportamiento, así que estés atento a tus pensamientos cuando estés en público. Pensar es automático hasta que prestamos atención a nuestros pensamientos. Entonces se convierten en un comportamiento que podemos cambiar. Puedes elegir lo que piensas y cómo responder en público.

Sonreír se considera un “comportamiento no verbal”. A menudo es eficaz para ayudar a otras personas a sentirse tranquilas, así como para levantar nuestro propio estado de ánimo. Otros comportamientos no verbales que expresan bondad social son hacer contacto visual y mantener la puerta abierta para que los demás entren o salgan.

Los comportamientos verbales que expresan bondad social incluyen hablar en voz baja en público. Mantener nuestra voz en un nivel razonable es respetuoso con las personas con las que estamos y con los extraños. Además, decir “por favor”, “gracias” y “disculpe” cuando sea apropiado crea comodidad y tranquilidad. No hay garantías, pero es más probable que tengamos experiencias agradables cuando usamos un lenguaje cortés con los demás.

Nuestra actitud hacia los demás también expresa bondad social. Cuando nos disculpamos por algo que hicimos por error, mostramos respeto por los afectados. También reducimos nuestro propio estrés al asumir la responsabilidad de nuestros errores. Otra forma de expresar bondad social y hacer el bien por nuestro propio estado de ánimo es otorgar el beneficio de la duda. Hay muchas razones por las que nosotros u otros podemos actuar de manera “descortés”. Por supuesto, hay algunas personas que carecen de consideración por otras personas. Sin embargo, la mayoría de las personas cometen errores socialmente porque están cansadas, preocupadas, inconscientes, ansiosas o llegan tarde. Cuando damos el beneficio de la duda, liberamos nuestra tensión y les damos la oportunidad de liberar algo de su tensión.

En última instancia, no podemos controlar lo que hacen otras personas, pero podemos elegir nuestras propias actitudes y comportamientos. Cuando tomamos la decisión de practicar la bondad social, maximizamos nuestras oportunidades de experiencias edificantes, mejoramos nuestro estado de ánimo y reducimos nuestro nivel de estrés.

Deseándote tranquilidad, comodidad y amabilidad social,

Dra. Lori Kleinman

COVID-19: Enfrentando el Caos: Manejando el estrés de la temporada navideña; foto: tres amigos sonrien mirando la ventana de una tienda durante la temporada navideña; palabras: simplifica lo que puedes; planea con anticipación; establece un presupuesto; disfruta de las conexiones sociales; disfruta el tiempo a solas; involucra a los niños en el establecimiento de límites; programa tiempo para comportamientos saludables; sigue la corriente
Manejando el estrés de la temporada navideña

Manejando el estrés de la temporada navideña

Ya estamos acercando la temporada navideña. Uf. ¡Prepárate!

La temporada navideña significa muchas cosas diferentes para cada uno de nosotros, pero la mayoría de nosotros sentimos que el estrés aumenta durante este tiempo. A medida que comienza la temporada, es útil establecer algunas pautas para enfrentar y reducir el estrés.

Una de las mejores formas de reducir el estrés es planear con anticipación. Programa tiempo específicamente para planear. Considera lo que quieres y necesitas lograr en el próximo mes. Escribe los elementos de acción y luego crea una estrategia sobre cómo abordarás cada tarea en tu lista. Por ejemplo, si escribas “comprar regalos para la familia”, luego indica el nombre de cada persona, un presupuesto para cada regalo, ideas para cada regalo y dónde encontrarlos.

Establecer un presupuesto siempre es una buena idea. Es especialmente útil durante la temporada navideña, cuando nos bombardean con anuncios, casas decoradas, los pedidos de nuestros hijos y nuestras propias grandes expectativas. Identifica cuánto dinero puedes gastar en total y luego separa los montos en categorías como comida festiva, regalos, decoraciones, etc. Considera regalar cosas que no cuestan dinero. Por ejemplo, reúne una colección de fotografías digitales o haz cupones para actos de servicio, como un masaje o una comida casera.

Simplifícalo. Eso lo dice todo. Crea una o dos experiencias y recuerdos especiales en vez de tratar de hacer todo. Podemos sobrecargarnos fácilmente con expectativas. Observa lo relajante que es simplificar todo, desde las comidas hasta las decoraciones y los regalos.

Uno de los principales factores estresantes de las fiestas son las relaciones interpersonales. Las reuniones familiares pueden ser divertidas y estresantes, y la pandemia puede ser otro factor de estrés adicional. Identifica a las personas más importantes de tu vida que formarán parte de tus experiencias vacacionales. Reconoce dónde es posible que debas establecer límites. Deja que las personas importantes sepan cómo estarás y no estarás disponible. Por ejemplo, elige invitar solo familia inmediata a tu cena navideña. Una vez que compartas tus planes, concéntrate en manifestarlos. Está preparado para explicar amablemente tus opciones, pero recuerda que no es necesario defender tus decisiones.

También nos beneficiamos del tiempo a solas. Nuestras mentes y cuerpos aprenden a relajarse y restablecerse cuando apreciamos el tiempo a solas. Considera tanto los breves momentos como los largos períodos de tiempo. Algunos de nosotros tenemos opciones reducidas para estar solos, y otros pueden sentirse aislados con muchas horas a solas. Encuentra tu propio ritmo, teniendo en cuenta el beneficio de decidir disfrutar de tu tiempo a solas.

Los niños se emocionan mucho con la temporada navideña. Es posible que quieran hacer todo lo posible y pedir muchos regalos. Esto es natural. Tú eres el padre, por lo que puedes establecer los límites para ellos. Dales a tus hijos opciones con límites claros. Por ejemplo, pregúntales si quieren ir a ver a Papá Noel al parque o al centro comercial, o pregúntales si quieren un bastón de caramelo o un chocolate. Puedes dejar que hagan una lista de deseos de regalos y luego trabajar con ellos para reducir las opciones.

Programa los comportamientos que sabes que los mantienen a ti y a tu familia saludables. Programa tiempo para hacer ejercicio, preparar comidas, limpiar tu casa, descansar y pagar tus cuentas. Puede que no suene divertido, pero calmará tu sistema nervioso y te hará sentir más en control de tus días. Busca formas de hacer que las tareas del hogar sean más agradables. Por ejemplo, organiza una carrera para ver quién puede hacer su cama más rápido o sal a caminar con tu suéter festivo “más feo”.

Hay una frase: “sigue la corriente”. Seguir la corriente significa que controlamos lo que podemos y soltamos el resto. Esta es un tiempo del año muy ocupada y las emociones pueden ser más intensas de lo habitual. Sabe eso, acéptalo y ajusta tus expectativas para permitir tanto la alegría como la decepción. Tómatelo con calma, sé amable contigo mismo con tus pensamientos y deja que los demás se relajen un poco. Ayudará a reducir tu estrés y aumentará tu placer.

Deseándote buena salud, comodidad y felices fiestas,

Dra. Lori Kleinman

actitud de gratitud
Actitud de gratitud

Actitud de gratitud

¿Sabías que practicar la gratitud es bueno para tu salud? Cuando reconocemos lo que apreciamos, nuestro cuerpo y mente se relajan. Esto ocurre tanto si decimos nuestros pensamientos de agradecimiento en voz alta como si los pensamos en silencio. Decir “gracias” a alguien, incluso a nosotros mismos, nos hace sentir bien y nos hace bien.

Una forma de reconocer aquello por lo que estamos agradecidos es hacer una lista de agradecimientos. Simplemente escribe las cosas, las personas y las experiencias que aprecias. Es una forma rápida de levantar el ánimo. Además, a medida que reconocemos lo que apreciamos, comenzamos a enfocar nuestro estilo de vida en formas que generen más aprecio. Comenzamos a atraer más experiencias edificantes a nuestra vida porque somos más conscientes de ellas.

Otra forma de sentirte agradecido es identificar algo que haya ido bien en tu vida todos los días. Puede ser algo grande o pequeño. Por ejemplo, “Estoy agradecido por tener tiempo con un amigo hoy” o “Aprecio que mi jefe haya reconocido mi trabajo en este proyecto”.

Muchos de nosotros tenemos dificultades para reconocer las cosas que nos gustan de nosotros mismos. Podemos tender a centrarnos en “lo que está mal” más que en “lo que está bien”. Practica reconocer las cosas que te gustan de tí mismo y observa cuánto mejor comienza a sentirte. Se realista y compasivo contigo mismo. Si tienes dificultades para identificar cosas, pregúntale a alguien que te conozca y te ame qué le gusta de ti. O puede imaginarte en su posición y reconocer por qué les gustaría estar cerca de ti.

Decir “gracias” es una excelente manera de conectarse con otras personas y de practicar la gratitud. Cuando reconocemos a otra persona, le hacemos saber que nos gusta lo que hizo. Esto aumenta las posibilidades de que lo vuelvan a hacer. También les ayuda a sentirse animados. Nos hace sentir bien nosotros mismos y al mismo tiempo ayudar a otra persona a sentirse bien.

Darnos las gracias a nosotros mismos también es importante. Reconoce las cosas que estás haciendo por tu salud y bienestar. Muestra gratitud por tu ética de trabajo, tu compromiso con tus hijos, poner alimentos nutritivos en tu cuerpo, hacer ejercicio y cualquier otra cosa por la que estés agradecido en tu relación contigo mismo.

Deseándote buena salud, comodidad y un feliz día de Thanksgiving,

Lori Kleinman, PhD

Límites para las reuniones navideñas

Límites para las reuniones navideñas

Planear las vacaciones puede ser emocionante y estresante. A medida que la pandemia continúa, es posible que nos resulte difícil establecer límites con la familia y los amigos. Queremos disfrutar de las festividades y reuniones navideñas, sin embargo, es posible que tengamos diferentes opiniones sobre cómo mantenerse seguro de COVID.

Hay muchas formas de establecer límites mientras mostrar respeto y cuidado por los demás. Sé consciente de tus propias preocupaciones sobre la seguridad. Conoce tus límites con respecto al contacto físico, el tamaño de las reuniones, etc. Una vez que conozcas tus preocupaciones y límites, piensa en tus necesidades durante la temporada navideña. Sé claro contigo mismo sobre tus prioridades. Por ejemplo, si valoras el tiempo con la familia y la creación de recuerdos juntos, establece eso como una prioridad. Luego, explora formas de hacer que esas experiencias sucedan sin comprometer tus límites.

Puedes optar por saltarte la cena con la familia extendida y, en su lugar, recomendar a todos que vayan juntos a cantar villancicos por tu vecindario. Después, puedes servir chocolate caliente al aire libre antes de despedirse. Esto une a todos al tiempo que permite el distanciamiento físico según sea necesario.

Anima a otros en tu grupo a hacer sugerencias también. Al compartir tus preferencias directamente, permite que otros también compartan sus preferencias. Personaliza tus preferencias en lugar de citar a científicos o presentadores de noticias. Por ejemplo, podrías decir: “Es muy importante para mí limitar el contacto en persona porque creo que eso me ayudará a mantenerme lo más saludable posible”. También podrías decir: “Hay diferentes perspectivas y lo acepto. También le pido que acepte mi perspectiva, incluso si no está de acuerdo” o “hay tantas formas en que podemos crear recuerdos, hagámoslo donde cada uno de nosotros pueda hacer respetar nuestras preocupaciones”.

Cuando compartimos lo que nos importa personalmente, anima a otros a sentir compasión y aceptación. Esto es diferente a “sermonear” a los demás, lo que generalmente aumenta los sentimientos de separación e incluso el resentimiento. Además, cuando mostramos respeto por los diferentes puntos de vista, animamos a otros a hacer lo mismo. En lugar de discutir, podemos decir: “Entiendo que podemos tener diferentes creencias y conocimientos sobre COVID. Acepto nuestras diferencias y espero que cada uno de nosotros esté dispuesto a adaptarse a cualquier decisión que funcione para todos los involucrados”.

Piensa en formas creativas de interactuar durante las vacaciones que permitan que todos se sientan cómodos. Puedes experimentar diferentes opiniones en tu familia sobre el uso de cubrebocas durante su reunión. Puedes sugerir un concurso de cubrebocas navideños con premios divertidos, o puedes tener cubrebocas navideños disponibles y que cada invitado use una como parte de la alegría navideña. Puede ser incómodo, así que reconócelo. Sabe que todo el mundo está haciendo todo lo posible para afrontarlo. Si absolutamente no puedes aceptar un plan que sienta bien a todos los involucrados, considera usar métodos virtuales para conectarte socialmente mientras se mantiene físicamente distanciado. Tu objetivo es tener experiencias agradables y reducir la tensión reconociéndose y aceptándose mutuamente, incluidas sus diferencias.

Deseándote buena salud, comodidad y felices fiestas,

Dra. Lori Kleinman

Cómo ayudar a tu hijo con la vacunación

Cómo ayudar a tu hijo con la vacunación

Ahora que las vacunas contra COVID-19 han sido aprobadas para niños de 5 a 11 años, es posible que se pregunte cómo ayudar a tu hijo con el proceso de vacunación. Es natural que todos sintamos algo de nerviosismo o ansiedad por recibir una “inyección”.

¿Sabías que la inoculación existe desde hace miles de años? Lo que ahora llamamos vacunas, un tipo de inoculación más específico, ha existido durante cientos de años. Aunque la vacuna de COVID es nueva, los métodos para desarrollar vacunas eficaces son antiguos.

Nos esforzamos por proteger a nuestros niños y la vacunación es una forma muy eficaz de protegerlos de virus y enfermedades graves y posiblemente mortales. Hay muchas cosas que podemos hacer para ayudar a nuestros niños a sentirse seguros mientras se vacunan.

Entonces, ¿cómo podemos ayudar a nuestros hijos con las vacunas?

  1. Habla con ellos en un tono de voz relajante. Los niños responden al sonido de nuestra voz incluso más que a las palabras que decimos. Acércate a ellos con voz suave, frases sencillas y un ritmo moderado de palabras. Tu objetivo es proporcionar un ambiente relajado mientras hablas con ellos.
  2. Comparte con ellos los beneficios de estar vacunado. Por ejemplo, ayudará a que su cuerpo sea fuerte por dentro y ayudará a mantener a otras personas a salvo. Para los niños pequeños, puedes sugerir que la vacuna les dé superpoderes contra el virus.
  3. Llámalo vacuna en lugar de “inyección”. Las palabras que usamos tienen imágenes de cada uno de nosotros. La palabra “inyección” puede sonar alarmante porque puede hacer surgir inmediatamente la idea de una aguja. La palabra “vacuna” es muy específica y puedes relacionarla con la buena salud, mantener el cuerpo salvo, etc.
  4. Enséñale a tu hijo cómo respirar profundamente y otras técnicas de relajación. Las respiraciones lentas y profundas y los músculos relajados le dicen a nuestro cuerpo y mente que se relajen. Podemos modelar la respiración profunda haciéndolo con nuestros hijos. También podemos hacer que se imaginen haciendo burbujas a través de una pequeña varita de burbujas.
  5. Distrae a tu hijo para que no vea la aguja durante la vacunación. Continúa hablándoles con voz suave, sugiéreles que miren varios elementos de la habitación o que traigan algo para mostrarles que ocupen su interés.
  6. Lleva un artículo de consuelo para antes, durante y después de la vacunación. Puede ser un animal de peluche, una manta pequeña u otro artículo suave. Las texturas suaves pueden ayudarnos a sentirnos tranquilos, lo que también resulta en relajación y comodidad.
  7. Elogia y anima a tu hijo por vacunarse. Los niños prosperan con el reconocimiento y el estímulo. Sonríe, abraza, besa la mancha de la vacuna y hazles saber que estás orgulloso de ellos.
  8. Maneja tu propio estrés durante todo el proceso. Todos somos ejemplos unos para otros. Los niños notan nuestro ejemplo y tienden a imitarnos. No podemos estar estresados ​​en un cuerpo o mente relajados, así que tómate un momento para tranquilizarte también. Eres un buen padre por cuidar la salud y el bienestar de tu hijo.

Deseándote buena salud y comodidad,

Dra. Lori Kleinman

reducir la soledad
Reducir y Manejar la Soledad

Reducir y Manejar la Soledad

A medida que seguimos conviviendo con COVID-19, es posible que cada vez nos sintamos más y más aislados. Podemos comunicarnos por teléfono, videoconferencia o visitas con distanciamiento físico y, sin embargo, todavía sentirnos solos.
La soledad es diferente al aislamiento. El aislamiento significa que estamos físicamente separados de los demás, y la soledad significa que estamos tristes porque estamos sin amigos o compañía. También podemos sentirnos solos porque nuestras relaciones no parecen significativas. De hecho, las investigaciones muestran que la soledad frecuente se relaciona por lo general con la insatisfacción con la propia familia y la vida social o comunitaria de la persona.
Recuerda que la soledad es una respuesta natural al aislamiento continuo y la incertidumbre social, especialmente cuando nos están faltando experiencias de vida y relaciones significativas.
Vamos, entonces, a explorar formas de reducir y manejar la soledad.
  1. Tómate un momento para identificar a las personas de tu vida que sean significativas para ti. ¿Con qué frecuencia estás en contacto con ellas? ¿Qué métodos usas para contactarlas (teléfono, video, en persona, correo electrónico, mensaje de texto, cartas)? ¿Qué métodos de contacto te hacen sentir que estás más conectado/a con ellas? Ahora planifica un calendario para ti que incluya el contacto habitual con cada una de las personas que hayas identificado. Cuando te comunicas con ellas, usa las respuestas a estas preguntas que te servirán de guía para tu experiencia común.
  2. Tómate un momento e identifica las actividades en tu vida que le resultan gratificantes y te dan satisfacción. Haz una lista o un menú de las actividades que puedes seguir realizando durante la pandemia. Quizás deba usar la creatividad y modificar alguna de tus actividades para adaptarlas a las necesidades actuales de seguridad.
  3. Vuelve a conectarte con amigos de tu pasado o busca a familiares que aún no conoces o que no has visto en mucho tiempo. Este es un excelente momento para acercarte a otras personas porque todos nos estamos adaptando a nuevas exigencias de vida.
  4. Aprende algo nuevo. Ocupa y alimenta tu mente aprendiendo un nuevo pasatiempo, habilidad, idioma o concepto. Aprovecha un poco más de tiempo para ti.
  5. Cambia la idea de “distanciamiento social” por la de “distanciamiento físico”. Podemos estar separados físicamente, pero aun así estar socialmente conectados.
  6. Reconoce tus fortalezas y logros. Has hecho mucho para llegar tan lejos y eso merece un pensamiento positivo.
Te deseo buena salud, bienestar y conexión,
Dra. Lori Kleinman

Archivo del blog de salud mental

Si deseas leer publicaciones anteriores, ¡ve aquí!

La importancia del sueño

La importancia del sueño

El artículo de hoy trata uno de los temas más importantes del estilo de vida: el sueño. ¿Sabía usted que los bebés son expertos en cuanto al sueño? Piénselo. Comenzamos nuestra vida sabiendo uno de los conceptos básicos de la buena salud y el cuidado personal, sin que nadie nos lo diga. Los bebés duermen cuando lo necesitan, respiran profunda y lentamente, reposan sin distracciones, y se despiertan cuando están descansados. Algunas veces se despiertan llorando en la mitad de la noche. Es posible que sus cuidadores no sepan por qué llora el bebé, pero está claro que algo anda mal, y que interrumpió el sueño del bebé (y del cuidador). Para cuando llegamos a la edad adulta, en la mayoría de los casos hemos olvidado lo que ya sabíamos: que el sueño es fundamental e importante. Por lo general es molesto despertarse en la mitad de la noche. Además, simplemente nos sentimos mejor cuando dormimos lo suficiente.

Examinemos lo que saben los especialistas que nos ayudará a lograr buena calidad de sueño.

A continuación hay algunas pautas elaboradas por personas que tienen problemas crónicos de sueño, como por ejemplo insomnio. Hemos comprobado que estas pautas nos sirven a todos, porque ayudan a que el cuerpo y la mente se preparen para el sueño y lo conserven. Como adultos, podemos no despertarnos llorando como los bebés, pero podemos tener problemas para conciliar el sueño o para permanecer dormidos. A menudo nos quedamos levantados hasta muy tarde, y oprimimos demasiadas veces el botón de repetición de alarma. A medida que continuamos perdiendo calidad y cantidad de sueño, empezamos a tener “privación de sueño”. Puesto que queremos enfocarnos en el cuidado personal adecuado para mantener nuestra salud y bienestar, lo último que querríamos es tener “privación de sueño”. A medida que siga estas pautas, observe cómo se siente al despertarse, y como es su energía a lo largo del día. Si comprueba que continúa teniendo dificultades para dormir, incluso si sigue estas pautas, considere consultar a su médico por si necesita más ayuda.

Pautas para dormir bien

  1. Comprométase intensamente a mejorar su calidad de sueño y dormir de 7 a 8 horas la mayoría de las noches. La cantidad de horas que dormimos realmente importa.
  2. Use su dormitorio solamente para dormir y para tener relaciones sexuales; no para leer, mirar la televisión, usar la computadora, comer ni trabajar. Esto puede ser más complicado durante la autocuarentena, así que sea creativo al hacer el cambio entre las otras actividades en su dormitorio y el momento en que se va a la cama para dormir. A mí me gusta “poner a dormir la casa”, que quiere decir que atenúo las luces, retiro los cubrecamas, pongo música suave, etc. unos 30 a 45 minutos antes de la hora de ir a dormir.
  3. Levántese a la misma hora todas las mañanas, incluso los fines de semana, tanto como sea posible. Puede ayudar tener algo por lo que levantarse, como por ejemplo hacer un buen desayuno, llamar a un amigo, etc.
  4. Levántese de la cama si no se durmió después de 20 a 30 minutos. Realice una actividad tranquila pero aburrida hasta que se sienta cansado. Después vuelva a la cama. No tenga en su dormitorio teléfonos celulares, tabletas ni computadoras portátiles, para no sentirse tentado a usarlos durante las horas de sueño. Si su mente va muy de prisa, lea una revista o haga una lista con sus pensamientos. Recuerde, si no puede hacer nada con respecto a una preocupación hasta la mañana siguiente, es mejor descansar un poco y despertarse preparado para enfrentar el problema.
  5. Planifique su día antes de levantarse de la cama en la mañana. Piense en experiencias positivas del día anterior antes de irse a dormir.
  6. Practique ejercicios de relajación diariamente y antes de dormir. Esta es una manera excelente de hacer la transición para ir a dormir. Respire varias veces lenta y profundamente, como hacen los bebés cuando están durmiendo. Examine su cuerpo y relaje los músculos tensos. Imagine algunas experiencias agradables, especialmente las que sean en la naturaleza.

Le deseo buena salud, bienestar y sueño de calidad,

Dra. Lori Kleinman

Confía en ti y organiza tu tiempo

Confía en ti y organiza tu tiempo

¿Alguna vez se preguntó: “Si tuviera más tiempo, haría…”? ¿O alguna vez pensó: “Algún día, voy a…”? Soñar con el futuro y desear cosas en la vida es muy natural. De hecho, nuestras investigaciones psicológicas nos dicen que ser optimista y enfocarse en el futuro son cualidades saludables. Puede considerarse que el optimismo es una esperanza realista, o también como tener expectativas de resultados exitosos. Enfocarse en el futuro significa que podemos ver más allá del pasado y de este momento, y que somos capaces de crear una visión de futuro. Me gusta considerarlo así: “el pasado ya pasó, el presente soy yo en este momento exacto y el futuro está lleno de posibilidades esperando mis elecciones”. Mis elecciones y acciones me darán una sensación de control de mi futuro. Aun cuando las cosas sean difíciles e inciertas, elegir cómo vamos a afrontarlas puede significar la diferencia entre sentirse en control o perder el control. Otra forma de imaginarlo es pensar en sentirnos poderosos, ¡igual que los superhéroes!

Sea su propio superhéroe

Los superhéroes tienen que afrontar muchos peligros e incertidumbres. Por lo general, ganan. Y eso se debe a que son poderosos. Siguen avanzando, aunque las cosas sean difíciles. Usas sus fortalezas y recursos para solucionar los problemas. Los seres humanos no necesitamos poderes especiales para hacer esto. Solo tenemos que darnos cuenta de que tenemos fortalezas y recursos. Tenemos que reconocer que hemos hecho frente a dificultades en el pasado y que lo volveremos a hacer. Tenemos que confiar en nosotros mismos y en nuestra resiliencia. Tenemos que pedir ayuda cuando la necesitamos. Tenemos que recordar que hay un futuro y que nuestras elecciones saludables de hoy nos harán más poderosos. Y admitámoslo, todos queremos sentirnos más poderosos, en un buen sentido, ¡como un superhéroe!

Estamos en un período difícil e incierto. Sin embargo, todavía tenemos poder sobre muchas horas de nuestros días y cómo las usamos. Quizás incluso podamos empezar a hacer algunas de las cosas que completen las oraciones “si tuviera más tiempo…” y “algún día…”. Todos tenemos 24 horas por día. Aun cuando no podamos controlar todas esas horas, podemos elegir nuestra actitud y nuestra sensación de optimismo. Aun cuando sintamos incertidumbre o miedo, podemos optar por conductas y pensamientos saludables para reducir la intensidad y la gravedad de la incertidumbre y el miedo.

Consejo poderoso: Haga un horario

Una de las cosas que podemos hacer que nos ayudará a sentirnos más poderosos en cada día de 24 horas es hacer un horario diario. Así suena muy simple: haga un horario. Y, sin embargo, muchos de nosotros dejamos el día pasar sin poner intención en nuestra conducta. Esto es más probable cuando las cosas son inciertas. Nuestra motivación disminuye y nos sentimos desamparados. Sucumbimos a esos sentimientos y, antes de darnos cuenta, las horas pasaron y no hicimos nada placentero ni con una intención. Este ciclo continúa, y puede ser que nos empecemos a sentir un poco deprimidos. Podemos hacer algo para evitar y cambiar este ciclo. ¡Tenemos el poder de cambiar el ciclo! El poder viene de nuestra conducta. La conducta es lo que hacemos. Podemos sentirnos desmotivados y deprimidos mientras nos levantamos y salimos a dar un paseo. Podemos sentirnos inseguros y temerosos mientras nos preparamos una comida saludable. Cuando empezamos a tener conductas que son buenas para nosotros, empezamos a sentir algo de alivio. Al sentir alivio, seguimos teniendo conductas que nos hacen bien y nuestro día comienza a tener una intención. Nuestro estado de ánimo empieza a mejorar y nos sentimos motivados a hacer más. Hemos usado nuestro propio poder para sentirnos más poderosos.

Entonces, ¿cómo hacemos un horario diario?

En primer lugar, haga una lista de todas las cosas que tiene que hacer en un día. Por ejemplo, horas para trabajar, para la higiene personal, dormir y comer. En segundo lugar, haga una lista de las cosas que contribuyen a su salud y bienestar. Por ejemplo, ejercicio, relajación, contacto social, aprender algo nuevo, pasatiempos/intereses, tiempo en la naturaleza o al aire libre, limpiar su casa o automóvil, etc. Luego, use un calendario con segmentos de media hora para llenarlo con estas actividades. Empiece con lo que “tiene que hacer” y luego agregue lo de la segunda lista. Incluya también un tiempo libre de unos 15 a 20 minutos no programado en varios momentos. Es importante que tengamos tiempo para descansar y volver a empezar entre algunas de nuestras actividades del día.

A pesar de que podemos tener restricciones como un decreto que nos obligue a permanecer en casa o el cierre de algunos de nuestros lugares habituales de encuentro, aún tenemos mucho poder sobre nuestro día. A continuación encontrará algunas ideas para empezar con algunas de las categorías indicadas arriba. Sea creativo en su empeño por armar un horario que contribuya a su salud y bienestar. Cada día puede ser diferente y, todo juntos, se suman para crear un estilo de vida saludable. ¡Optimista, enfocado en el futuro y poderoso!

Dónde puede enfocarse

Horas de trabajo

Siga su horario de trabajo. Si debe trabajar pero no tiene un horario establecido, fíjelo. Cree un espacio en su hogar donde pueda trabajar sin distracciones (cuando trabajo en casa muchas veces uso auriculares 30db para la construcción para que no me interrumpa ningún otro ruido de mi hogar).

Higiene personal

Aun cuando se quede en casa, límpiese el cuerpo, cepíllese los dientes y pásese el hilo dental, péinese y córtese las uñas. Esto muestra que se respeta y se cuida.

Sueño

Los expertos recomiendan dormir durante al menos 6 horas y preferentemente 8 horas por noche. Use su dormitorio solo para dormir o mantener relaciones sexuales, ¡no para la tecnología o la televisión! Si debe trabajar en su dormitorio, cubra el escritorio con una sábana antes de ir a dormir y apague la computadora. Ponga el teléfono en otro cuarto, haga actividades tranquilas sin tecnología 30 minutos antes de acostarse para ayudar a relajarse antes de dormir.

Comidas

Los expertos recomiendan consumir sobre todo vegetales, proteínas magras, frutas y cereales integrales, si se toleran. Es importante limitar el alcohol y otra ingesta de drogas, y limitar el azúcar y las grasas saturadas.

Ejercicio

Tres áreas de ejercicio físico: estiramientos, actividad cardiovascular y fortalecimiento muscular. Mueva el cuerpo todos los días: pasee, use videos para hacer ejercicio de Internet (muchos están disponibles gratis en línea), ponga música animada y baile, haga flexiones de brazos o sentadillas, o salte a la cuerda o corra en el lugar, o cualquier cosa que se sienta seguro y capaz de hacer (de acuerdo con las recomendaciones de su médico).

Relajación

Haga pausas durante el día, respire lenta y profundamente, visualice imágenes que lo reconforten y transmitan paz, duerma una siesta si siente cansancio, tome pausas de la tecnología y las noticias.

Contacto social

Use la voz para conectarse con amigos y familiares. Las plataformas tecnológicas que nos permiten vernos también son muy buenas, sonría a las personas con las que se encuentra mientras va de compras o cuando paga en el almacén. Si está más aislado, mire álbumes de fotos y sostenga las fotografías en las manos, si es posible, mientras disfruta de sus recuerdos.

Aprenda algo nuevo

Existen un montón de opciones educativas gratuitas en Internet y posiblemente en su biblioteca. Puede ser un disciplina formal, como ciencia o astronomía. Pero también puede ser algo divertido, como música, cocinar, o un idioma extranjero.

Pasatiempos e intereses

Los pasatiempos e intereses nos ayudan a ser creativos, mejoran nuestro estado de ánimo, nos distraen de las dificultades de la vida cotidiana, y nos dan un sentido y un propósito. Elija algo que realmente le interese. Es maravilloso perderse en algo que nos interesa y levanta el ánimo.

Tiempo en la naturaleza y al aire libre

Cuando pasamos tiempo en la naturaleza nos beneficiamos a nivel físico, psicológico y espiritual. Puede ser tan sencillo como salir al exterior y respirar o mirar los árboles. Incluso sentarnos pasivamente en un entorno natural nos aporta beneficios. Interactuar con la naturaleza es aún mejor.

Limpie su casa o su automóvil

Aunque no tengamos ganas de hacerlo, nos sentiremos mejor si estamos en un ambiente limpio y ordenado. Elija un lugar de su casa y límpielo u organícelo. Saque la basura de su auto, pase la aspiradora por los asientos y el piso, limpie el tablero.

Disfruta este proceso como parte de tu enfoque poderoso para hacer frente a la pandemia de COVID-19. ¡Reconoce tus fortalezas y recursos y siente su resiliencia!

Deseándote buena salud,

Dra. Lori Kleinman

¿Cómo vivir con coraje, respeto, compasión y perseverancia en esta época?

¿Cómo vivir con coraje, respeto, compasión y perseverancia en esta época?

Es momento de que todos hagamos una pausa y volvamos a comprometernos con las conductas que promueven una buena salud y el respeto mutuo. Hace varios meses que tenemos la pandemia de COVID-19, y cada día estamos más cerca de una vacuna y de remedios eficaces. Nuestros estilos de vida han cambiado mucho y con rapidez. Usamos mascarillas y mantenemos la distancia física para reducir la propagación del virus. Las familias y las personas están aprendiendo a vivir, trabajar y jugar desde sus hogares. Tenemos sentimientos profundos y a veces dolorosos que pueden persistir. El aislamiento y la soledad forman parte de nuestros días.

Y, aun así, esta es una época de crecimiento y conciencia de nosotros mismos. Estamos encontrando nuevas fortalezas, actuando con coraje, nos vemos con compasión, perseveramos. Es posible que sintamos miedo y ansiedad en relación con la incertidumbre de estos tiempos. Y, sin embargo, no tenemos que actuar con miedo. Podemos, y debemos, elegir comportarnos de formas que ayuden a nuestra salud, bienestar y relaciones positivas.

Entonces, ¿cómo vivir con coraje, respeto, compasión y perseverancia en estas épocas difíciles?

  1. Aceptar que podemos tener creencias y puntos de vista diferentes y, aun así, podemos aceptar seguir las mejores prácticas para una vida saludable. Esto incluye usar una mascarilla, mantener la distancia física recomendada por los CDC, comer alimentos saludables, limitar la ingesta de alcohol, tabaco y azúcar, hacer ejercicio regularmente, conectarnos con amigos y familiares que nos apoyen, dormir de 7 a 9 horas diarias, practicar estrategias para la gestión del estrés, mantener el sentido del humor y pasar momentos alegres.
  2. Tomar en cuenta las opiniones de otras personas e intentar entender sus puntos de vista. No tenemos que estar de acuerdo en todo. Es bueno para nuestra salud mental y emocional mostrar interés y aprecio por los demás, aun cuando no estemos de acuerdo. Es la base del respeto. También nos da la oportunidad de pensar sobre nuestras propias creencias y sobre lo que valoramos.
  3. Actuar con amabilidad cuando estamos en público Salude con la mano o una inclinación de cabeza, o diga “hola” a otras personas. Haga lo posible para evitar eludir a otras personas o darles la espalda cuando pase a su lado. Si alguien no está usando la mascarilla, pídale que se la ponga con voz amable. Use palabras como “por favor” y “gracias”. Estamos todos juntos en esto. Todos estamos luchando para adaptarnos y ajustarnos a muchos cambios.
  4. Recuerde que la vida es una maratón, no una carrera. La vida es “un enorme conjunto de cosas pequeñas”, como dijo una vez Oliver Wendell Holmes. No pierda la perspectiva. Ahora es difícil, pero durante el día se nos presentan muchas ocasiones para sentir un poco de tranquilidad, conexión y plenitud. Comprométase a desarrollar sus fortalezas y resiliencia, sabiendo que las cosas cambiarán y que la pandemia va a terminar. Mientras tanto, cree un estilo de vida que promueva su salud y bienestar. Confíe en su capacidad de fortalecerse y superar las dificultades.

Le deseo buena salud y bienestar,

Dra. Lori Kleinman

Contribuir a nuestro bienestar a través de la gratitud

Contribuir a nuestro bienestar a través de la gratitud

La gratitud se define como “la cualidad de ser agradecido; la disposición de mostrar reconocimiento por la bondad y devolverla”. La gratitud nos permite aceptar y sentir las cosas buenas de nuestra vida. Mientras seguimos afrontando y adaptándonos a la pandemia permanente, es posible que no nos sintamos naturalmente agradecidos. Sin embargo, a medida que empezamos a recibir vacunas y que los científicos siguen aprendiendo sobre el novel coronavirus, quizás estemos en condiciones de sentir y expresar gratitud.

¿Sabía que las investigaciones sobre la gratitud muestran que es buena para nuestra salud? Cuando sentimos o expresamos gratitud, dejamos de centrarnos en nosotros mismos para conectarnos con algo más grande que nuestra persona y nuestras propias dificultades. Reconocemos los momentos de optimismo y alivio, las experiencias de placer y conexión, las sensaciones de felicidad y esperanza. Los estudios de investigación han encontrado que las personas que escriben sobre la gratitud tienden a ser más optimistas, ver las cosas positivas de su vida, e incluso van menos al médico. Si bien no sabemos si la gratitud causa optimismo o si las personas optimistas se sienten más agradecidas, sí vemos que existe una relación. En pocas palabras, los estudios encuentran un vínculo entre la gratitud y el bienestar.

Entonces, ¿cómo podemos aumentar nuestra gratitud para contribuir a nuestro bienestar?

  1. Escriba una carta de agradecimiento a una persona que lo haya ayudado o hecho un aporte a su vida de alguna forma. Intente, en lo posible, usar papel y bolígrafo en lugar del correo electrónico.
  2. Llame a alguien que haya hecho algo que para usted era importante de una forma positiva y agradézcaselo directamente.
  3. Piense en una persona a la que tenga aprecio debido a una experiencia pasada o reciente.
  4. Haga una lista de las cosas por las que siente agradecimiento. Por ejemplo, por tener un lugar donde vivir, poder salir de excursión, tener a determinadas personas en su vida, su colección de música, o cualquier cosa por la que se sienta agradecido.
  5. Reconozca sus aportes para su propio bienestar y el de los demás o el mundo. Reconózcase y agradézcase a usted mismo por estar afrontando la pandemia, comprometiéndose a cumplir las recomendaciones para la seguridad y la salud, y encontrando formas de trabajar, conectarse y relajarse durante los tiempos difíciles.

La gratitud nos ayuda a centrarnos en los momentos de alegría y placer, y trae más dicha a nuestra vida.

Le deseo buena salud, bienestar y agradecimiento,

Dra. Lori Kleinman

No deje que COVID-19 se apodere de usted

No deje que COVID-19 se apodere de usted

El artículo de hoy tiene un mensaje extraordinariamente simple: ¡NO DEJE QUE COVID-19 SE APODERE DE USTED!

La incertidumbre sigue presente en varios aspectos de nuestra vida. Esto puede hacer que aumenten nuestras sensaciones de estrés, frustración o tristeza. Sin embargo, podemos tener certeza de muchas cosas: las personas que nos caen bien y a las que queremos, las cosas que valoramos, que comeremos comida sana, haremos ejercicio y moveremos el cuerpo, la música que nos gusta, las películas que queremos ver, cómo saludaremos a nuestros amigos o a los extraños cuando estemos usando la mascarilla, etc. Cuando vivimos conforme a lo que podemos hacer, en lugar de estresarnos por la incertidumbre, seguimos conservando el poder. Somos más fuertes y no nos convertimos en víctimas de las circunstancias.

El optimismo es una cualidad importante y útil que puede ayudarnos a atravesar los momentos de incertidumbre (puede consultar mi artículo anterior sobre el optimismo). Cultivar una actitud de esperanza nos hace bien. Hay otra cosa que nos hace bien, aun cuando estemos luchando para ser optimistas.

Entonces, ¿qué otra cosa podemos hacer cuando nos enfrentamos a períodos difíciles?

Sea honesto con respecto a sus pensamientos y sentimientos sobre la pandemia. Cuando reconocemos que estamos “cansados de esto” o “frustrados” o podemos decir que “¡esto de verdad apesta!”, liberamos un poco del estrés de nuestro cuerpo y nuestra mente. Ahora bien, es importante que no nos quedemos “bloqueados” en este lugar. Lo que queremos es reconocer, expresar, y luego regresar a una actitud más optimista. Por ejemplo, podemos reconocer que “esto de verdad apesta y lo odio” y, a continuación, “y sé que lo voy a superar. Mientras tanto, crearé momentos sanos y optimistas en mis días”.

Nuestra mente y nuestro sistema nervioso se recuperan del estrés con más eficacia cuando podemos ser honestos y optimistas. Intentar mantener una actitud positiva sin reconocer lo que nos está molestando puede aumentar considerablemente el estrés. Elegir ser honestos sobre nuestros pensamientos y sentimientos mientras intentamos de forma realista tener un futuro mejor puede reducir el estrés.

Una actividad que puede hacer que esto sea incluso más eficaz se llama “pétalos y espinas”. Puede ser divertido hacerla con otras personas, especialmente si tiene hijos. Cada persona se turna para compartir las “espinas” y los “pétalos” de su día. Piense en una rosa. Las espinas son punzantes y afiladas y pueden lastimar. Los pétalos son suaves y aterciopelados y pueden calmar. Esta es una forma tranquila y segura de compartir sus pensamientos y sentimientos y, cuando terminen de compartir, se sentirán optimistas.

Conservar el propio poder no significa que todo sea siempre fácil y alentador. Significa que usted elige cómo responder y se concentra en las soluciones y los pensamientos optimistas. La COVID-19 no merece tener el control de nuestras vidas. Adoptaremos conductas saludables: mantendremos la distancia física, usaremos la mascarilla, nos lavaremos y desinfectaremos; pero no viviremos en la preocupación y el dolor. Así, usted podrá conservar su poder y tomar decisiones sanas y optimistas.

Le deseo buena salud, bienestar y mucho poder,

Dra. Lori Kleinman

Re-soluciones de Año Nuevo

Re-soluciones de Año Nuevo

Aquí estamos, en los albores de un nuevo año. Para muchos de nosotros, empezar el 2021 es más importante que cualquier otro 1 de enero anterior. Es posible que estemos extenuados y frustrados a consecuencia de los acontecimientos de 2020, particularmente de la COVID-2019. Estamos listos para que la vida cambie y las cosas mejoren. Es razonable tener estos pensamientos y sentimientos. Aun así, marcar otro día en el calendario no nos cambiará la vida.

Afortunadamente, es mucho lo que podemos hacer para empezar el 2021 con optimismo e incluso alegría. En lugar de enfocarnos en el calendario, concentrémonos en nuestra decisión de vivir con una esperanza realista. Decidamos crear un estilo de vida saludable y gratificante lo mejor que podamos. En lugar de sentarse sin compañía y sentirse solo, llame a alguien o programe una visita por videoconferencia. Prepare una comida interesante en casa o dedíquese a algún pasatiempo para que el día sea más especial.

Las tradiciones nos dicen que debemos tomar resoluciones de Año Nuevo. En lugar de ello, empiece una tradición de las re-soluciones de Año Nuevo. Esto significa que consideramos problemas o dificultades existentes e identificamos nuevas formas de solucionarlos. En lugar de elaborar una lista de exigencias autoimpuestas, elegimos algunas cosas que podemos hacer para aumentar nuestro optimismo y alegría.

Entonces, ¿cómo podemos adoptar re-soluciones de Año Nuevo?

  1. Comprométase con las siguientes afirmaciones: Este año, tomaré resoluciones inteligentes: específicas, cuantificables, posibles, realistas y oportunas. Tomaré resoluciones firmes con entusiasmo y pasión. Participaré activamente en la re-solución de las cuestiones que me preocupen o limiten.
  2. Identifique un objetivo o tema específico para re-solver.
  3. Fragmente el objetivo en pasos más pequeños.
  4. Identifique las herramientas y estrategias para cumplir esos pasos.
  5. Fije fechas para verificar los progresos y recompensas que mantengan su motivación durante el proceso. Además, comparta su plan con una persona de confianza que lo ayude a sentirse responsable de sus progresos.

Considere usar la siguiente ficha como ayuda con sus re-soluciones:

  • Resuelvo _________________________________________________________________
  • Los pasos que daré para cumplir mi resolución son:
    • ___________________________________________________
    • ___________________________________________________
  • Usaré las siguientes herramientas y estrategias para lograrlo:
    • ___________________________________________________
    • ___________________________________________________
  • Volveré a comprobar mi progreso en las siguientes fechas: _____________________________
  • Y modificaré mi resolución en la medida necesaria, en cada nueva comprobación. También me daré recompensas puntuales por mantener mi resolución como, por ejemplo:
    • _______________________________________________
  • Me comprometo a mantener esta resolución y la compartiré con una persona que me apoye de mi confianza. Esa persona:
    • ___________________________________________
  • Sabré que estoy progresando para cumplir mi resolución cuando suceda lo siguiente:
    • ____________________________________________________
    • ____________________________________________________
  • Esta resolución me importa porque mantenerla significa:
    • _____________________________________________________________________

Le deseo buena salud, bienestar y soluciones gratificantes,

Dra. Lori Kleinman

Formas de mejorar tu estado de ánimo en tiempos inciertos

Formas de mejorar tu estado de ánimo en tiempos inciertos

Es natural que nuestro estado de ánimo cambie durante los tiempos inciertos. Por lo general, estos cambios de ánimo se resuelven naturalmente con el transcurso del día. Sin embargo, en ocasiones la sensación de aflicción o tristeza persiste y se nos hace difícil concentrarnos en las cosas que queremos o debemos hacer.

Tenemos el poder de cambiar nuestro estado de ánimo adoptando las mejores prácticas del campo de la psicología. Estas mejores prácticas se basan tanto en la investigación científica como en la observación clínica. Cuando adoptamos las mejores prácticas, tenemos más posibilidades de lograr los objetivos que nos proponemos.

Así que, veamos lo que podemos hacer para mejorar nuestro estado de ánimo y volver al estilo de vida y las actividades que nos dan alegría y consuelo, usando las mejores prácticas de la psicología.

  1. El ejercicio moderado es una excelente forma de reducir los síntomas de depresión leve a moderada, en particular si nos sentimos bajos de energía o afligidos. Moderado significa que de verdad movemos el cuerpo, pero no hasta el punto de no poder respirar bien o de sentir tensión. El ejercicio moderado puede incluir hacer una caminata vigorosa, correr, andar en bicicleta, saltar a la cuerda, caminar en el lugar, bailar, y muchas otras formas de movimiento. Recuerde elongar los músculos suavemente después de hacer ejercicio moderado y beber suficiente agua para evitar deshidratarse. Se ha demostrado que el ejercicio moderado contribuye a aumentar nuestra energía y a mejorar nuestro estado de ánimo. Consulte a su médico para verificar si existe alguna razón médica que le obligue a ejercitarse con prudencia.
  2. Dormir lo suficiente parece una necesidad evidente, dado que nos sentimos fatigados cuando no hemos dormido. ¿Sabía que dormir lo suficiente también ayuda a mejorar el estado de ánimo? Dormir lo suficiente significa 7 u 8 horas para la mayoría de los adultos, unas 12 horas para los niños pequeños, entre 10 y 12 horas para los niños hasta los 12 años, y 8 o 9 horas para los adolescentes. Cuando dormimos, nuestro cerebro y nuestro sistema nervioso se reinician, los recuerdos se afianzan, y se producen muchos otros procesos físicos y mentales. Si tiene problemas para dormir, puede mirar mi artículo del 23 de abril “La importancia del sueño” o buscar en Internet pautas sobre la higiene del sueño. Si sigue teniendo problemas para dormir, consulte a su proveedor de atención médica.
  3. Haga una lista de las cosas que haría si mejorase su estado de ánimo. De hecho, es bueno hacer esto cuando está de relativamente buen humor. Incluya las actividades que le dan alegría, felicidad, conexión, y que le interesan y permiten expresar su creatividad. Luego use esta lista como un menú de actividades cuando no esté de buen ánimo. Con frecuencia nos sentimos un poco deprimidos porque no estamos viviendo a conciencia y simplemente esperamos a que el tiempo pase. También podemos sentirnos un poco deprimidos porque pasamos el tiempo trabajando o haciendo los quehaceres domésticos y necesitamos una pausa intencionada. Es posible que estemos aburridos, o que estemos reaccionando a los factores estresantes de nuestro entorno. Muchos de nosotros escuchamos las noticias o leemos las novedades sobre la pandemia de COVID-19 con frecuencia, y sentimos fatiga por compasión porque nos consideramos indefensos. Hay una diferencia clara entre ponernos al día y recibir la información necesaria de Salud Pública del condado de Boulder o de los Centros para el Control de Enfermedades, y escuchar informes dramáticos sobre el sufrimiento de otras personas una y otra vez.
  4. Reconozca la diferencia entre culpa y vergüenza, y trabaje para resolver la culpa y liberarse de la vergüenza. Culpa significa “cometí un error”, de modo que, si este es el caso, elija lo que va a hacer para corregir el error, dentro de lo posible. Vergüenza significa “soy un error”. Esto no tiene cabida en nuestras vidas. No hay ninguna razón para sentir vergüenza. Todos cometemos errores y algunos tienen consecuencias muy importantes. Rectificar puede aliviar el peso que sentimos y ayudarnos a compensar los errores cometidos, pero la vergüenza solo nos paraliza y puede dar lugar a conductas poco saludables.
  5. Establezca un cronograma claro para su día que incluya tareas con sentido y pausas intencionadas y después cúmplalo. Tener una estructura en el día puede ayudar a disolver el estado de ánimo depresivo y a darnos una sensación de variedad e interés. También nos ayuda a focalizarnos y concentrarnos mejor. Hacer y cumplir un cronograma diario aumenta nuestras posibilidades de que se hagan las cosas, tanto en el trabajo como en el juego, lo que nos ayuda a sentir que empleamos bien el tiempo.
  6. Coma alimentos o refrigerios nutritivos durante el día. Con frecuencia nos sentimos bajos de ánimo porque no estamos recibiendo las proteínas, vitaminas, minerales y otros nutrientes que necesitamos para mantenernos con energía, focalizados, interesados y de buen humor. Reduzca al mínimo o elimine por completo la ingesta de alcohol y otras drogas, ya que en general contribuyen a que nos sintamos deprimidos o afligidos.
  7. Preste atención a sus pensamientos y modifíquelos cuantas veces sea necesario. Preste atención a si dedica más tiempo a los temas “negativos” que a los realistas y tranquilizadores. Nuestros pensamientos y sentimientos están conectados, de modo que los pensamientos negativos pueden causar aflicción. Existe una diferencia entre reconocer de forma realista una preocupación (por ejemplo, “las cosas son inciertas y debo vigilar mis gastos”), frente a interpretar negativamente una situación (por ejemplo, “todo se está derrumbando y no puedo manejarlo”). Advierta que el pensamiento realista incluye algo que usted puede hacer (vigilar los gastos). El pensamiento negativo solo comprende afirmaciones sumamente alarmistas, que pueden hacer que no sintamos desamparados y sin esperanza.
  8. Utilice su sistema de apoyo y conéctese con otras personas amablemente todos los días. Compense sus conversaciones sobre los problemas con charlas sobre temas positivos y recuerdos agradables. Permita que sus amigos y seres queridos le ofrezcan consuelo y sugerencias. También dígales cómo le pueden ayudar, dentro de lo razonable. Piense también en lo que puede ofrecerles a cambio. Ayudar a otros también puede reducir los síntomas leves a moderados de la depresión.
  9. Busque más ayuda si su bajo estado anímico interfiere con su capacidad de realizar las tareas básicas de la vida cotidiana y le está provocando algún impedimento. Consulte a su proveedor de atención primaria o utilice los recursos de salud mental locales que necesite, especialmente si está pensando en hacerse daño a usted o a otras personas. Algunos recursos comunitarios incluyen:
    • Línea directa para situaciones de crisis del estado de Colorado (844-893-8255)
    • Línea de vida nacional para la prevención del suicidio: (800-784-2433)
    • Línea directa nacional para situaciones de violencia doméstica: (800-799-7233)
    • Sources of Strength (ayuda para la prevención del suicidio juvenil)

Le deseo buena salud y buen ánimo,

Dra. Lori Kleinman

Vivir el proceso de duelo por una pérdida

Vivir el proceso de duelo por una pérdida importante

Una de las realidades de estos tiempos inciertos es que la vida sigue, con o sin COVID-19. Es posible que debamos adaptar muchos acontecimientos de nuestra vida para satisfacer nuestras necesidades de seguridad y, aun así, estos acontecimientos siguen demandando nuestra atención. Podemos usar las videoconferencias y otras tecnologías para reunir a los amigos y seres queridos en las celebraciones y cuando ocurren pérdidas. Podemos fijar fechas para celebraciones y aniversarios en el futuro y volver a recordar momentos importantes más adelante. ¡Imagino un día de reconocimiento en el futuro en el que el mundo entero recordará cómo atravesamos esta pandemia con resistencia al estrés y resiliencia!

Mientras sigue la pandemia y continuamos adaptándonos, muchos de nosotros tenemos también que lidiar con pérdidas importantes. Tanto si la pérdida es la muerte de un ser querido, la pérdida de un empleo o del estilo de vida que habíamos planificado, es posible que sintamos un profundo dolor. Es importante saber que el dolor es una respuesta natural y saludable frente a una pérdida. No hay una forma correcta de duelo, pero lo que es correcto es que nuestra mente y nuestro cuerpo deben pasar por el proceso de duelo cuando hemos sufrido una pérdida importante.

Entonces, ¿cómo podemos hacer el duelo por una pérdida importante?

  1. Hay que saber que el duelo puede incluir sensaciones de atontamiento, incredulidad, ansiedad, desesperación, tristeza y soledad. Aunque estas reacciones al principio pueden parecer extremas, por lo general disminuyen con el paso del tiempo. La persona que atraviesa el duelo puede pasar por períodos que parecen una montaña rusa, en los que fluctúan las reacciones y emociones. Es importante saber que es una respuesta “natural”.
  2. Podemos minimizar el impacto de la muerte u otras pérdidas aceptando la ayuda de otras personas y controlando nuestras reacciones con una nutrición adecuada, ejercicio y manejo del estrés. Cuando estemos preparados, enfocar nuestros pensamientos en la aceptación y la gratitud por el tiempo que pasamos con la persona fallecida también puede ayudarnos a manejar el dolor por una pérdida importante.
  3. No existe un orden específico en el proceso de duelo. Tampoco existen “fases” específicas del duelo, aunque muchos de nosotros tenemos experiencias similares en el proceso de duelo por nuestras pérdidas. Algunas de las experiencias en el proceso de duelo pueden incluir la negación, el aislamiento, el arrepentimiento, la culpa, el enojo, la negociación, la depresión y, por último, la aceptación. Reconozca su experiencia y permítase atravesar este proceso con naturalidad (y con ayuda, si la necesita).
  4. Las reacciones pueden ser más extremas que las que podría experimentar en otras circunstancias. Permita que las personas de su entorno sepan que está pasando por un duelo; de esa forma le podrán brindar su apoyo y entenderán mejor sus reacciones. A medida que procesamos nuestro duelo, las reacciones se convierten en respuestas. Esto significa que nuestros sentimientos de dolor se vuelven más manejables y que prestamos más atención a nuestros recuerdos alegres.
  5. Lo mejor para nuestra salud es permitirnos procesar y expresar nuestro dolor a nuestro modo. También reduce la posibilidad de un impacto o interferencia a largo plazo. A veces podemos tener dificultades para atravesar el proceso de duelo, y este es un momento particularmente bueno para pedir ayuda a un profesional cualificado.
  6. Sea consciente de los síntomas físicos, emocionales, conductuales y cognitivos que pueden aparecer temporalmente. Las respuestas físicas que están relacionadas con la respuesta frente al estrés de una muerte inesperada pueden incluir tensión muscular, cambios en el apetito, en el sueño y en los niveles de energía, boca seca, cambios en la digestión, náuseas y agotamiento. Las respuestas emocionales pueden incluir tristeza, enojo, culpa, ansiedad, soledad, impotencia, desesperanza, conmoción, añoranza, alivio y atontamiento. Las respuestas relacionadas con la conducta pueden incluir aislamiento social, cambios en el nivel de actividad, evitar lujares o cosas que recuerden a la persona fallecida, enfocarse en los recuerdos del fallecido y un aumento en el uso de sustancias estimulantes o depresores. Las respuestas cognitivas o relacionadas con el pensamiento pueden incluir la incredulidad, la confusión, la preocupación por la muerte y sueños con la persona fallecida, así como la dificultad para concentrarse. Por favor, solicite ayuda profesional o llame al 911 si está pensando en dañarse a usted mismo.

Afrontar el duelo se relaciona mucho con la propia disposición al luto y a trabajar para aceptar la pérdida. Hablar sobre sus reacciones y recuerdos de la persona fallecida o de otra pérdida importante puede ayudar, así como continuar con sus actividades diarias habituales lo máximo posible. De la misma forma, el ejercicio es una excelente forma de liberar estrés físico y cognitivo. Seguir las recomendaciones nutricionales adecuadas también ayudará a que su cuerpo y su mente se mantengan fuertes y sanos. La respiración profunda y los ejercicios de relajación muscular son también formas rápidas y excelentes de reducir el estrés y de mantener el cuerpo y la mente saludables. Con el tiempo, nuestra aceptación y el sentido de nuestra vida reaparecerán y nos permitirán integrar los recuerdos y la relación con nuestro ser querido fallecido en nuestra vida cotidiana.

Le deseo buena salud y bienestar,

Dra. Lori Kleinman

Calmando tu mente y tu cuerpo

Calmando tu mente y tu cuerpo

Continuar prosperando en tiempos de incertidumbre es un desafío para todos. Es posible que sintamos que continuamente tenemos que adaptarnos a nueva información y nuevas experiencias. Ese ajuste puede ser difícil porque perdemos nuestro sentido de autocontrol y equilibrio.

¿Sabías que puedes recuperar rápidamente la sensación de autocontrol y equilibrio? Hay una actividad básica que puede calmar tu mente y tu cuerpo. Puede ayudarte a sentirte “aterrizado”. Esto significa que estamos presente en este momento y no nos distraen las preocupaciones o ansiedades. Si practicamos esta actividad de manera constante, podemos comenzar a prosperar nuevamente, incluyendo en tiempos inciertos.

Las cosas pueden ser diferentes y cambiantes, pero ganamos una mayor conciencia de nuestra posición y de cómo nos las arreglaremos. Es importante recordar que tenemos control, o poder, sobre nuestras respuestas y comportamientos. A medida que tomamos ese poder, recuperamos el control sobre nuestro estilo de vida y podemos adaptarnos mejor a los cambios.

Esto es lo que puedes hacer para recuperar el control: esta actividad se llama “aterrizaje”. También puedes considerarlo como un ejercicio de atención plena. Se trata de una serie de preguntas que te harás y responderás. Esas preguntas son:

  1. ¿Dónde estoy ahora mismo?
  2. ¿Estoy seguro ahora mismo?
  3. ¿Qué estoy haciendo?
  4. ¿Qué veo ahora mismo?
  5. ¿Qué escucho ahora mismo?
  6. ¿Qué huelo ahora mismo?
  7. ¿Cuáles sabores pruebo ahora mismo?
  8. ¿Qué estoy tocando ahora mismo?

A continuación, respira lentamente y profundamente, reconoce realmente este momento y luego pregúntate: ¿Qué quiero hacer desde aquí?

Si realmente no estás seguro en el momento, es esencial que te dirijas a un lugar seguro, ya sea por tu cuenta o utilizando los recursos de tu entorno. La mayoría de las veces, estamos seguros, pero nos sentimos abrumados por los problemas más grandes fuera de nuestro entorno inmediato. Cuanto más nos enfoquemos en nuestra experiencia inmediata, más arraigados nos sentiremos. Entonces podremos afrontar mejor los problemas más importantes.

A medida que te haces las preguntas de los sentidos (qué veo, oigo, huelo, gusto y toco), puedes utilizar elementos de tu entorno inmediato para activar esos sentidos. Por ejemplo, mira un árbol, escucha tu canción favorita, huele un poco de colonia o una naranja recién cortada, toma un sorbo de té o limonada, frota suavemente loción en tus manos. Esto te ayudará a experimentar mejor el momento y aterrizarte.

Esta es una actividad simple y básica, pero puede tener un gran efecto para llevarnos a un lugar de calma. Desde ese lugar de calma, podemos acceder a nuestros mejores recursos para resolver problemas.

Deseándote buena salud, comodidad y atterizaje,

Dra. Lori Kleinman

La música nos llega al alma

La música nos llega al almaLa música nos llega al alma

“La música tiene el encanto de calmar el pecho salvaje, ablandar las rocas o doblar un roble nudoso”. Esta frase se remonta a un poema de 1697, “The Mourning Bride” de William Congreave. En los tiempos actuales tenemos abundante investigación en musicoterapia y la psicología de la música para saber que la frase es verdadera. Bueno, tal vez no podamos ablandar rocas o doblar un árbol con una canción, pero ¡ciertamente podemos levantar nuestro estado de ánimo y energizar nuestro cuerpo con música!

En lugar de “escribirte una conferencia” sobre el poder de la música, te estoy dando una lista de canciones que probablemente te traerán una sonrisa a la cara, esperanza a tu mente y corazón y alegría a tu vida. Explora estas melodías o crea tu propia lista de reproducción de canciones que te animen. Incluyo canciones que tienen letra, aunque hay mucha música instrumental en todos los géneros que también mejora.

Por lo tanto, disfruta de los sonidos de la música y disfruta de los momentos alegres de tu día.

Deseándote buena salud y comodidad,

Dra. Lori Kleinman, Psicóloga Licenciada y Terapeuta Musical

Lista de canciones en orden alfabético para brindarte alegría, esperanza y vitalidad:

  • Bidi Bidi Bom Bom – Selena
  • Don’t Dream It’s Over – Crowded House
  • Don’t Worry, Be Happy – Bobby McFerrin
  • Drive – Incubus
  • Forever Young – Bob Dylan or Rod Stewart
  • Hold On – Shawn Mendes
  • I Can See Clearly Now – Johnny Nash
  • I Got You (I Feel Good) – James Brown
  • I Hope You Dance – Lee Ann Womack
  • I’ll Be There for You – The Rembrandts
  • I’m Still Standing – Elton John
  • I Won’t Back Down – Tom Petty
  • La Vida es un Carnaval – Celia Cruz
  • Livin’ La Vida Loca – Ricky Martin
  • Lean on Me – Bill Withers
  • Somewhere Over the Rainbow – Judy Garland or Israel Kamakawiwo’ole
  • Stand by Me – Ben E. King
  • Soy Yo – Bomba Estéreo
  • Three Little Birds – Bob Marley and the Wailers
  • Twist and Shout – The Isley Brothers
  • Unwritten – Natasha Bedingfield
  • Walking on Sunshine – Katrina and the Waves
  • We Are Family – Sister Sledge
  • What a Wonderful World – Louis Armstrong

Aliviar el Estrés

COVID-19: Enfrentando el Caos - un blog sobre salud mental durante la pandemia de COVID-19: foto - una mujer estira sus brazos para relajarse; palabras: Aliviar el estrés - Cierra los ojos por unos minutos; toma 5-10 respiraciones lenta y profundamente; escucha una de tus canciones favoritas; levántate y estírate; bebe un vaso de agua lentamente; come un bocadillo saludableAliviar el Estrés

Estamos avanzando con las dosis de refuerzo, viendo el potencial de rangos de edad expandidos para la vacuna contra COVID-19, y comenzando a sentirnos esperanzados sobre el futuro después de que termine la pandemia. También seguimos adaptándonos y adaptándonos a las circunstancias actuales. Es importante continuar siguiendo las pautas de Salud Pública y saber que nuestra necesidad de controlar y reducir el estrés continúa.

Este es un buen momento para reconocer tus habilidades para el manejo del estrés y reconocer las formas saludables en que estás lidiando con estos tiempos inusuales. Recuerda, cualquier cosa que practiques se fortalece, y eso incluye practicar un afrontamiento saludable y un manejo del estrés.

Por lo tanto, a continuación se presentan algunos consejos rápidos y fáciles para eliminar el estrés para ti. Estas son estrategias relativamente simples, por lo que puede fortalecer fácilmente tus habilidades de afrontamiento. Animo a practicarlos durante el día y siempre que te sientes estresado o fatigado.

Consejos rápidos para eliminar el estrés:

  • Cierra los ojos durante unos minutos y da un respiro a tu sentido visual
  • Toma 5-10 respiraciones lentamente y permite que tu sistema nervioso se restablezca
  • Escucha una de tus canciones favoritas para animarte rápidamente
  • Levántate, estira los brazos hacia los lados, hacia arriba sobre la cabeza y hacia abajo detrás de la espalda
  • Haz algunas vueltas de hombros hacia adelante y luego hacia atrás
  • Bebe un vaso de agua…lentamente
  • Come un bocadillo saludable (por ejemplo, almendras, manzana, palitos de apio, batido de proteínas)
  • Estira tu cuerpo
  • Mira fotos de una experiencia divertida o de alguien que ama

Consejos para eliminar el estrés menos rápidos pero igualmente fáciles:

  • Dar un paseo
  • Hacer calistenia
  • Seguir un video de ejercicios de 20 a 45 minutos
  • Bailar
  • Leer un libro (¡pasando las páginas reales!)
  • Llamar a un amigo (¡con tu voz real!)
  • Escribir una carta o postal a alguien (sí, con sello, bolígrafo y correo postal)
  • Preparar tu cena (por ejemplo, pica verduras, corta la carne)
  • Meditar
  • Organizar un área pequeña en tu hogar (sí, esto calmará tu mente y sistema nervioso)
  • Tomar un baño de burbujas
  • Hacer un pasatiempo
  • Tocar un instrumento musical

Deseándote buena salud, comodidad y tranquilidad,

Dra. Lori Kleinman

Creando tu “nueva normalidad por ahora”

Creando tu “nueva normalidad por ahora”

Cuando comenzó la pandemia de COVID-19, muchos de nosotros pensamos que iba a durar poco. Seguramente esperábamos que, a estas alturas, las cosas ya hubieran vuelto a la normalidad. Sin embargo, no lo han hecho. Seguimos usando cubrebocas en público, pasamos la mayor parte del tiempo en casa, y nos adaptamos a la incertidumbre y el cambio permanentes.

Entonces, ¿cómo podemos afrontar la posibilidad de que puede ser que no “volvamos a la normalidad”?

La frase “volver a la normalidad” es una frase común en el lenguaje humano. A lo largo de la historia, cuando hemos estado de cara a una transición importante, pensamos en volver a las cosas como eran antes. Sin embargo, en realidad no hay vuelta atrás. De hecho, muchos acontecimientos históricos importantes provocaron que la humanidad fuera impulsada hacia nuevos territorios y tecnologías. Por ejemplo, la Segunda Guerra Mundial, que duró unos seis años y fue testigo de una terrible devastación de la vida y la propiedad, dio lugar a un tremendo crecimiento industrial y nuevas invenciones. Todo el país se unió para trabajar en pos del esfuerzo bélico y el armisticio.

También la adolescencia y la mediana edad son dos etapas de nuestras vidas en las que es posible que deseemos que las cosas “vuelvan a la normalidad” y, aun así, atravesar estas etapas puede traer nuevas y maravillosas oportunidades y experiencias. Es imposible “volver” a una edad anterior, y madurar hacia nuevas formas de ser es el orden natural de la vida.

Quiero aclarar que no estoy comparando de ninguna manera la pandemia de COVID-19 con una guerra mundial o etapas normales del desarrollo. Sin duda estamos viviendo épocas excepcionales con circunstancias excepcionales. Al mismo tiempo, la idea de que estamos avanzando y generando nuevas formas de interactuar y de vivir significa que estamos en una transición evolutiva. Mientras estemos en esta transición, existen algunas formas de manejar mejor los factores estresantes y los problemas a los que nos enfrentamos.

  1. Esta es “la nueva normalidad por ahora” (o, como la llamo yo, “N3”). Algunos ajustes serán temporales, mientras que otros formarán parte de nuestra nueva forma de vivir. Piense en su “experiencia N3” como en un período para considerar soluciones creativas y experimentar con los cambios. Tenga en cuenta que un pequeño cambio en un ámbito puede representar diferencias profundas en otros. Lo mismo se aplica a su estilo de vida. Haga pequeños ajustes y verifique los resultados, luego haga otros ajustes que considere necesarios para alcanzar el objetivo deseado.
  2. Establezca límites, o un marco, en torno a sus tareas y ambiente físico. Usted está creando literalmente un estilo de vida para usted y para su hogar. Si vive con otras personas, use carteles, auriculares, o incluso sombreros graciosos, para indicar cuando puede o no interactuar. Planifique pausas significativas en su día. Salga al aire libre y mueva el cuerpo a lo largo del día. Nuestro cuerpo y nuestra mente necesitan el espacio para concentrarse. Piense en realizar de a una actividad por vez: una sola actividad, cambio, una sola actividad; no haga varias tareas a la vez.
  3. Identifique sus tres valores más importantes y deje que inspiren sus actividades cotidianas. Cuanta más intención y significado pongamos en nuestras actividades cotidianas, más renovados y optimistas nos sentiremos. Por ejemplo, si usted valora la amistad, planifique tiempo para comunicarse con sus amigos como parte de su semana. Si valora hacer su trabajo de la mejor forma posible, cree un espacio de trabajo (si trabaja desde su casa) y trabaje durante horas.
  4. Diviértase todos los días. Sí, ¡todos los días! Esto significa diversiones, humor, juegos y aficiones con sentido. En los días más ajetreados, quizás solo tenga tiempo para ver un video de YouTube sobre el tejón melero (¡son geniales, se lo aseguro!), mientras que otros días podrá optar por algo más significativo. De nuevo, usted está creando un estilo de vida, no solo esperando a que pase la COVID-19. ¿Recuerda las actividades que usted pensaba hacer “algún día”? Vea si puede empezar ahora a hacer alguna de ellas.
  5. Comuníquese con otras personas por voz o en persona. En lugar de en el “distanciamiento social”, piense en el “distanciamiento físico”. Necesitamos mantener la distancia física porque, hasta donde sabemos, es la mejor forma de reducir la propagación de la COVID-19. Sin embargo, podemos conectarnos socialmente, sin importar la distancia que nos separa. Tome el teléfono y llame a alguien. Llame a sus viejos amigos o parientes lejanos para saber cómo se encuentran. Todos estamos sintiendo las consecuencias del aislamiento. Sí, ¡todos! Siempre debe haber alguien que se comunique primero. Haga el intento y disfrute de la sensación de hacer algo bueno cuando la otra persona responda.
  6. Escuche las conversaciones que mantiene con usted mismo. Cuando estamos estresados, tendemos a tener pensamientos más alarmantes y catastróficos. Estos pensamientos no son la realidad, son reactivos. Acalle esos pensamientos e intente reemplazarlos por otros más realistas y reconfortantes. Trátese como si usted fuera su mejor amigo y la mejor madre o el mejor padre posible. Estamos en una transición, así que es posible que las cosas no transcurran tan fácilmente como nos gustaría. Que así sea, entonces. Dé cabida a la flexibilidad y al cambio. Experimente con nuevas formas de manejar su vida y vea lo que mejor le funciona.
  7. Haga bien las cosas esenciales para mantener una buena salud: coma alimentos nutritivos, haga ejercicio, duerma de 7 a 9 horas por noche. Estas tres cosas, hechas sistemáticamente, pueden mejorar enormemente su estado de ánimo y mantener su cuerpo en buena forma. Esto se aplica tanto si estamos en tiempos de incertidumbre como de estabilidad.
  8. Sepa que esto también pasará. La incertidumbre es ahora innegable. Estamos aprendiendo sobre la marcha. Esta es una transición en evolución en la comunidad mundial. Las transiciones pueden ser problemáticas y estresantes, y todavía no estamos viendo los resultados de nuestros esfuerzos. Sea amable con usted y con los demás. Hable con personas de su confianza sobre sus preocupaciones, logros e intereses. Si los problemas se vuelven tan abrumadores hasta el punto de interferir con su vida, asesórese con un experto acreditado. Siempre hay soluciones, y a veces tenemos que esperar un poco, adaptarnos un poco, pedir ayuda un poco, y confiar mucho en nuestra fortaleza y resiliencia.

Le deseo buena salud y bienestar,

Dra. Lori Kleinman

Entender el decreto estatal sobre el uso de cubrebocas con un enfoque saludable

Entender el decreto estatal sobre el uso de cubrebocas con un enfoque saludable

Se aprobó el decreto estatal que nos obliga a usar cubrebocas. Es posible que esto le provoque diversas reacciones, todas probablemente muy normales, teniendo en cuenta las circunstancias actuales. Al mismo tiempo, cada uno de nosotros puede seguir haciendo elecciones saludables en defensa de nuestros valores y necesidades básicos.

Aquí encontrará algunas ideas para seguirle ayudando a cumplir las directrices sobre el uso del cubrebocas y el distanciamiento social.

  1. Disfrute de su vida hogareña. Programe un poco de tiempo para concentrarse realmente en organizar el espacio donde vive de una forma que le ayude con su trabajo, tiempo libre, pasatiempos, tiempo para usted y a socializar con los otros miembros de su hogar. Coloque fotografías significativas por toda su casa; elija algunos objetos que representen momentos especiales en su vida y téngalos a la vista. Nuestro sistema nervioso es muy receptivo al entorno. Rodearse de cosas bellas, con significado y que nos reconforten nos infunde una sensación de calma e incluso de optimismo.
  2. Después de lavarse las manos, aplíquese una buena loción o crema humectante. Considere elegir algo con una fragancia que le guste. Piense en todo este proceso como parte de su cuidado y bienestar personal. Esto también nos serena y puede levantarnos el ánimo.
  3. ¡Los cubrebocas están de moda! ¡Son la nueva tendencia de moda! Es cierto, estoy exagerando, ya que su función es ayudar a reducir la propagación de la COVID-19. Sin embargo, ¿qué nos impide ponerlos a la moda? Decore su cubrebocas para personalizarlo. Haga una fiesta virtual de máscaras.
  4. Use otras partes del cuerpo para comunicarse, dado que las personas no pueden verle la boca o la nariz en los lugares públicos. Nuestros ojos transmiten mucha emoción, de modo que, si sonríe debajo de su cubrebocas, se podrá ver en cierta medida. Use también la voz para decir “hola” a otras personas, use las manos para saludar, use la postura corporal para demostrar receptividad (los brazos sin cruzar, apartándose suavemente cuando se cruza con otras personas).
  5. Tenga pensamientos realistas y tranquilizadores. Esto supone una gran diferencia en cómo nos sentimos y en la forma en que los demás nos perciben. En lugar de pensar “odio usar este cubrebocas”, piense “es incómodo pero me las voy a arreglar, para ayudar a protegerme y proteger a los demás”. En lugar de pensar “estoy tan cansado/a de todo esto”, piense “todos estamos colaborando para reconfortarnos los unos a los otros durante este período incierto”. También, uno de mis pensamientos realistas y reconfortantes favoritos es “cada día estamos un día más cerca de una vacuna y de una posible cura”.
  6. Diviértase un poco. Hay muchas cosas que podemos hacer en nuestras comunidades en el condado de Boulder y en cualquier lugar. Estar en la naturaleza, los juegos, la música, el arte, la fotografía, las películas, los deportes, las caminatas, andar en bicicleta, hacer senderismo, llamar a nuestros amigos, etc. etc. etc.

Recuerde que “la vida es un enorme conjunto de cosas pequeñas”, como sostuvo una vez Oliver Wendell Holmes. Además, como dijo una vez Maya Angelou, “la mujer {u hombre} que se desafía a sí misma {o a sí mismo} para reinventarse todos los días hace gala de una creatividad sublime”. Desarrolle su propio enfoque significativo sobre estas experiencias y sea amable con usted y los demás.

Le deseo buena salud y bienestar,

Dra. Lori Kleinman

Manejar el estrés y el poder de la música

Manejar el estrés y el poder de la música

Mientras seguimos aprendiendo a lidiar con la pandemia de COVID-19, es posible que se encuentre con momentos de mayor estrés. Quizás también sienta continuamente un bajo nivel de estrés a medida que se adapta a este nuevo, aunque temporal, estilo de vida. Aunque sabemos que “esto también va a pasar”, todavía no lo ha hecho, así que nuestras respuestas frente al estrés son naturales, e incluso saludables. Lo natural es que nuestro cuerpo y nuestra mente están respondiendo de acuerdo con las circunstancias que estamos viviendo. Lo saludable es que podemos tomar conciencia de nuestro nivel de estrés, que se conoce también como tensión física y emocional, lo que nos da la oportunidad de decidir cómo vamos a manejar el estrés.

Estos días tenemos que adaptarnos y organizarnos mucho. Mientras solucionamos los problemas, creamos nuevos horarios y mantenemos hábitos saludables, hay algo que podemos hacer que no requiere prácticamente ningún esfuerzo y, sin embargo, nos proporciona un gran alivio para el estrés. ¿Sabía que simplemente escuchar música puede aliviar el estrés, sin tener la presión de aprender una serie de competencias completamente nuevas? Todos sabemos que la música ayuda a crear el ambiente adecuado. ¿Por qué otra razón si no los gimnasios palpitan con música animada y los restaurantes elegantes prefieren melodías relajantes? Basta con reflexionar y prestar atención un momento para hacer de la música un poderoso instrumento para aliviar el estrés y mejorar el estado de ánimo. En una entrada anterior hablé de ser nuestros propios superhéroes. Bueno, esta es otra parte de la vida del superhéroe, ¡por lo general tienen su propio tema musical! Hay poder en la música, y podemos usarlo para empoderar nuestras propias estrategias para sobrellevar la situación y conseguir alivio durante este período incierto.

Musicoterapia

Le voy a contar algunas cosas sobre la musicoterapia, que es una disciplina que se enfoca en la música para sanar. La musicoterapia empezó a ser una profesión formal en la década de los cincuenta, cuando se descubrió que la música y las actividades basadas en la música podían ayudar a las personas con discapacidades intelectuales y trastornos psiquiátricos. Sin embargo, el uso de la música para sanar se remonta a tiempos muy antiguos. En artefactos de Egipto y Grecia antiguos se representan rituales de sanación en los que se usaba música. La música está incorporada en los rituales culturales de todo el mundo: para la sanación, las celebraciones, la transformación, y ritos espirituales y religiosos. La musicoterapia parte de esta historia fértil, pero también recurre a la ciencia moderna y a la psicología para mejorar la salud física, emocional y mental. Sin embargo, no es necesario tener un diagnóstico clínico para disfrutar de los beneficios de la musicoterapia. La clave es aprender cómo usar la música de la forma más eficaz para mejorar nuestra salud y bienestar.

Así que empecemos de verdad escuchando música.

Reducir la intensidad de nuestras respuestas.

La mayoría de nosotros puede pensar en momentos en los que una canción evocó recuerdos y emociones. Preste atención a las canciones que le transmitan sentimientos de alegría, placer o esperanza. Escúchelas cuando se sienta estresado o bajo de ánimo o, en realidad, en cualquier momento. Las canciones que elija pueden ser de cualquier género: popular, alternativo, folclórico, jazz, clásico, country, bluegrass o New Age. Recuerde, no solo importa la letra; la misma energía o efecto calmante de la música puede darle consuelo y alivio.

Quizás se sienta particularmente enojado o frustrado. Estas emociones nos indican que nos sentimos amenazados, vulnerables, temerosos o posiblemente fuera de control. ¿Qué pasa si no puede hacer nada contra el origen del problema? Es aquí donde es esencial reducir la intensidad de nuestra respuesta. Podemos usar la música para “descargar” algunas de las emociones que más nos abruman y alcanzar un estado emocional más moderado. De esa forma, estaremos en mejores condiciones de buscar soluciones. Es en estos momentos en los que es mejor dejar de lado la relajante música New Age y recurrir a melodías tan intensas como su enojo y frustración. Evite las canciones con letras destructivas o violentas, dado que podrán intensificar, en lugar de reducir, su enojo y frustración. Cuando escuche la música (probablemente tendrá un ritmo rápido, bajos fuertes o percusión, letras más potentes), preste mucha atención a cómo se siente la música en el cuerpo. Concéntrese en su respiración y acepte los pensamientos intensos o las sensaciones corporales que se presentan. Cambie entonces a canciones un poco menos intensas, pasando gradualmente a opciones más y más relajantes y optimistas. Puede ser útil armar una lista de reproducción por anticipado, especialmente si siente con frecuencia demasiado estrés, enojo o frustración.

Concentración y energía

La música también puede ayudarle a mejorar la concentración mental. Se han hecho estudios que demuestran que la música clásica barroca, como música de cámara o piezas para orquesta de Händel, ayudan a las personas a enfocarse en las tareas más que si las realizan en silencio. Parece que el orden y el ritmo de este estilo musical son compatibles con la capacidad de prestar atención a los detalles. Aunque la música clásica no esté dentro de sus preferencias, puede ser útil poner música barroca en los momentos en que esté distraído y necesite concentrarse.

A veces queremos que nuestra energía aumente o disminuya. Cualquiera que haya puesto su música favorita durante el ejercicio sabe que la música rítmica y percusiva es fantástica para aumentar la energía. A la inversa, la música no melódica de ritmo lento, como la del género New Age, puede mejorar considerablemente la relajación y meditación. Los estudios también han demostrado que escuchar música suave, aun sin practicar la respiración profunda o la meditación, puede producir una respuesta de relajación en el cuerpo.

Permítase explorar sus propias respuestas a la música que elija. Tanto si escucha música de forma activa o pasiva, puede beneficiarse enormemente de los efectos de los ritmos, melodías, letras e instrumentación de las canciones. Dese la oportunidad de tener momentos de alegría a medida que escucha las canciones que lo conecten con recuerdos estimulantes o esperanza en el futuro, mientras disfruta de los sonidos del momento presente. ¡Disfrute la música! (Por favor, consulte mi entrada anterior para ver la lista de canciones con la que podrá empezar su aventura de escuchar música).

Deseándole buena salud y consuelo,

Dra. Lori Kleinman, psicóloga autorizada y músicoterapeuta

Resistencia al estrés – Recuperarse de las dificultades

Resistencia al estrés – Recuperarse de las dificultades

Uno de los desafíos que nos presenta la pandemia de COVID 19 es el estrés continúo que muchos de nosotros estamos sintiendo. Por definición, este estrés significa que podemos sentir una tensión o presión sobre nuestro cuerpo, mente y espíritu que parece desequilibrarnos. Este estrés es consecuencia de factores estresantes, o cosas que causan la tensión o presión, como cambios en la vida laboral o en el hogar. El manejo del estrés es un medio para manejar y aliviar los factores estresantes, para poder volver a estar en equilibrio.

Existen varias formas de manejar el estrés. De hecho, cada una de las entradas de este blog sobre cómo afrontar el caos mental aborda varias formas de manejar los factores estresantes relacionados con la COVID19. En Internet existen también innumerables listas de actividades para manejar el estrés, y hay miles de libros y manuales sobre cómo manejar el estrés. El estrés es parte de la vida, y la tensión o presión que sentimos nos dan el mensaje de que algo no está funcionando y que requiere nuestra atención. La clave consiste en prestar atención y adoptar medidas eficaces, para poder reducir, o manejar, el estrés.

Recuperarse

Existen tres conceptos básicos que lo ayudarán a manejar el estrés, sin importar qué técnicas específicas para el manejo del estrés elija. Estos tres conceptos describen lo que los expertos llaman “resistencia al estrés”. La resistencia al estrés significa que creemos que podemos encontrar formas para manejar con eficacia los factores estresantes y ser resilientes o recuperarnos de las dificultades.

Entonces, vamos a identificar los tres conceptos que nos ayudan a tener resistencia al estrés y luego le hablaré sobre algunas técnicas divertidas y útiles para manejar el estrés, para que empiece a conocerlas.

  1. Control: Tenemos un punto de vista optimista, al creer que podemos aprender cómo manejar y resolver los problemas. Además, nos enfocamos en las cosas que podemos controlar y asumimos la responsabilidad que nos corresponde en la solución.
  2. Desafío: Aceptamos los desafíos como oportunidades para usar nuestros conocimientos, aptitudes, capacidades y talentos para resolver problemas. También vemos los problemas como rompecabezas y oportunidades para crecer y aprender cómo podemos pedir ayuda con eficacia.
  3. Compromiso: Creemos que lo que estamos haciendo en nuestra vida importa. Somos conscientes de nuestros valores y luchamos para vivir de acuerdo a ellos, aportando significado e intención a nuestro estilo de vida.

Estos tres conceptos son la base, y a partir de allí podemos elegir técnicas para manejar el estrés para ayudarnos a recuperarnos y a reiniciar en nuestro empeño por solucionar nuestros problemas. A continuación, encontrará algunos ejemplos de técnicas para el manejo del estrés que lo ayudarán a ponerse en marcha para conseguir un estilo de vida alegre, saludable y equilibrado.

Consejos para el equilibrio cuerpo-mente-espíritu y para mejorar el bienestar

  • Respire lenta y profundamente con el abdomen, medite y/o rece.
  • Busque las diferentes perspectivas de un problema (¡y las múltiples soluciones!).
  • Elija una tarea fácil de cumplir, ¡y hágala!
  • Escuche música estimulante y/o lea algo inspirador.
  • Piense en el “panorama general”, ¿qué es realmente importante?
  • Cante, ría, baile, dibuje, juegue, sonría J
  • Coma algo nutritivo e hidrátese.
  • Llame a alguien que le caiga bien.
  • Pida ayuda y/o ayude a alguien.
  • Practique la compasión, la empatía y la tolerancia. Perdónese a usted mismo y a los demás.
  • Haga una lista de agradecimiento.
  • Identifique a tres personas que puedan ayudarlo, y recurra a una de ellas ahora J
  • Mire una fotografía de algo o alguien que ame.
  • Descanse, duerma, sea paciente.
  • Escriba un diario, quédese con lo bueno, deseche lo malo.
  • Elija una actividad favorita que haría si se sintiera bien, ¡y hágala!
  • Reconozca al menos tres cualidades maravillosas sobre usted.
  • Visualice algo que lo haga sonreír.
  • Mire una película divertida.
  • Pase tiempo en la naturaleza, ¡sin su teléfono celular!
  • Sea proactivo, no reactivo.

Recuerde: sus problemas no son usted. Las dificultades son solo algunas de las numerosas experiencias de su vida.

Deseándole buena salud y consuelo,

Dra. Lori Kleinman, psicóloga autorizada

Resistir la incertidumbre

Resistir la incertidumbre

¿Qué es lo que nos motiva a seguir persiguiendo los objetivos de nuestra vida aun cuando la gratificación parezca esperar en el futuro lejano? Los genes de los seres humanos son idénticos en más de un 99 % y, sin embargo, algunos de nosotros mantenemos el optimismo y encontramos momentos de alegría, mientras que otros parecen no encontrar ninguna razón para levantarse de la cama. Podríamos decir que la diferencia se debe a razones biológicas, pero la ciencia actual afirma que esto explica solo entre el 40 y el 50 % de nuestra constitución total. ¿Qué hacemos con el otro 50 o 60 % de lo que nos hace seres humanos completos?

No hay respuestas sencillas para esta pregunta. Sin embargo, no puede negarse el posible impacto de nuestro entorno, nuestras experiencias y, en particular, nuestras interpretaciones y creencias sobre nosotros mismos y nuestro mundo. Los psicólogos cognitivos sugieren que lo que importa no es lo que nos pasa, sino cómo respondemos a ello. En lo que refiere a la resistencia, yo agregaría que lo importante no es lo que nos pasa en la vida, sino lo que hacemos con ello. Sin importar nuestras circunstancias, podemos aprender a crear oportunidades que aumenten nuestras posibilidades de vivir con alegría.

Entonces, ¿qué podemos hacer para mejorar nuestra capacidad para soportar la incertidumbre y la demora en la gratificación?

  1. Fragmente los objetivos específicos. Identifique qué medidas es necesario tomar y elabore un plan o programa que se integre a su vida diaria.
  2. Haga un plan y controle sus progresos. Cuando siga su plan, describa lo que le ha ayudado a mantenerse enfocado para repetirlo o aumentarlo.
  3. Sea consciente de que el progreso puede implicar también períodos aparentemente lentos en los que no observe muchos cambios.
  4. Ajuste su plan según sea necesario.
  5. Continúe aprendiendo en relación con el objetivo. Lea al respecto y hable con otras personas que hayan alcanzado objetivos similares.
  6. Mantenga el equilibrio entre sus ideales y la realidad. Está bien ignorar un objetivo si aun así sus resultados le satisfacen.
  7. Simúlelo hasta que le salga. Actúe como si ya viviera con alegría y manejara la incertidumbre. Puede ayudar a darle el impulso necesario para lograr su meta. Enfóquese en sus objetivos y no en viejos hábitos o en los riesgos.

Empiece con algunas de las sugerencias anteriores y amplíelas a medida que quiera y pueda. Aun cuando en un principio no crea que puede lograr alguno de sus objetivos, con las estrategias de comportamiento descritas es posible que cambien sus convicciones y su forma de pensar sobre sus capacidades. Puede funcionar en ambos sentidos: si cree que puede, tendrá la motivación necesaria para cumplir su objetivo y, si persigue su objetivo con motivación, aumentará su confianza en lograr sus objetivos. Disfrute del proceso y de sus logros mientras practica para no rendirse en el largo camino.

Le deseo buena salud, bienestar y resistencia,

Dra. Lori Kleinman

Cómo conectarnos en tiempos de aislamiento e incertidumbre

Cómo conectarnos en tiempos de aislamiento e incertidumbre

A medida que continúa la experiencia del “distanciamiento social”, es natural que nos sintamos extraños o incómodos cuando estamos con otras personas. Entre los períodos de autocuarentena, aislamiento e incertidumbre sobre la covid-19, es posible que sintamos que estamos perdiendo el sentido de socialización.

La realidad es que todavía somos capaces de sentirnos conectados. Solo necesitamos identificar nuevas formas de conectarnos. ¿Sabía que, a lo largo de la historia, en la cultura humana la conexión social ha tenido lugar de formas muy diversas? En algunos lugares, asentir con la cabeza y saludar con la mano se considera una forma afectuosa de saludar a alguien. Hubo una época en la que las reverencias e inclinaciones eran el método predilecto para demostrar interés y respeto por otra persona.

Estamos pasando por un período que nos obliga a crear nuevas formas para conectarnos y comunicarnos con expresiones faciales reducidas. La mayoría de nuestra comunicación se expresa a través del lenguaje corporal, por ejemplo, la postura, el contacto visual, la expresión facial, el tono y el volumen de la voz. Ahora que se nos impide ver gran parte del rostro de otras personas y tocarnos, podemos intensificar otros métodos para conectarnos y comunicarnos.

Entonces, veamos algunas formas de sentirnos menos incómodos y más a gusto con el distanciamiento social:

  1. En vez de hablar de “distanciamiento social”, mejor es referirnos al “distanciamiento físico”. Es un término más exacto, porque separarnos y cubrirnos la boca y la nariz no nos impide interactuar socialmente. Por ejemplo, las visitas por videoconferencia o cantar con nuestros vecinos en la terraza pueden ser muy sociables.
  2. Considere otras formas de saludar a otras personas en público además de sonreírles o abrazarlas. Haga reír a sus vecinos haciéndoles una reverencia cuando los vea. Salude con la cabeza y la mano a los extraños cuando estén esperando en fila o se crucen en público. Dígale a la cajera del almacén que está sonriendo debajo de su mascarilla (hago esto a menudo y por lo general recibo respuestas positivas). Diga en voz alta lo que todos probablemente estamos pensando, por ejemplo: «¿No es raro que todos estemos parados en fila arriba de las señales de 6 pies en el piso?». Diga «hola» a las personas con un tono de voz optimista.
  3. Si tiene hijos (o simplemente quiere hacer de esta situación una experiencia más divertida y menos restrictiva para usted), deje que decoren sus mascarillas. Quizás quieran hacer de cuenta que son superhéroes. Dibuje sonrisas u otras expresiones faciales divertidas y agradables en su mascarilla. Ayude también a sus hijos a practicar a usar la mascarilla antes de que salgan. Puede demorar un tiempo acostumbrarse a respirar a través de la mascarilla y tener que cubrirse el rostro. Al mismo tiempo, asegúrese de respirar aire fresco cuando esté en lugares donde pueda quitarse la mascarilla con seguridad.
  4. Recuérdese que observar las prácticas de seguridad es un acto de altruismo. Usted está haciendo algo activamente para ayudar a evitar que otras personas se contagien. También está ayudando a otras personas a sentirse más tranquilas si tienen miedo de contraer el virus. Este es un momento en el que todos nos podemos beneficiar si pensamos en otras personas con amabilidad. El altruismo es un rasgo psicológico positivo, y se ha demostrado que reduce sensaciones como la ansiedad, la depresión y la soledad.
  5. Recuérdese que la distancia puede ser incómoda pero que, sin embargo, cuando podamos volver a estar cerca de otras personas o tocarlas de nuevo, esto será aún más significativo.
  6. Si le resulta incómodo demostrar ciertos gestos públicos, como sostener la puerta a otra persona, pídale disculpas por no sostener la puerta. Puede reafirmar el hecho de que quiere respetar la distancia de 6 pies para ambos, por ejemplo, “lo siento, no voy a sostener la puerta, quiero que respetemos la distancia social segura”.
  7. Cree objetivos razonables para practicar conectarse de nuevas formas en público. Por ejemplo, puede decidir entablar una conversación trivial con tres personas cada vez que esté en público, respetando a la vez las recomendaciones sobre distanciamiento. O puede decidir saludar con la cabeza y la mano a cada una de las personas con las que se cruce.
  8. Permítase a usted y a los demás expresar sus pensamientos y sentimientos sin juzgar. Esta experiencia es poderosa para todos nosotros de distintas formas. Tendremos respuestas muy variadas. Al mismo tiempo, permítase salir respetuosamente de una conversación si le provoca ansiedad o molestia. Es saludable reconocer los desafíos que nos presentan estos cambios culturales a consecuencia de la covid-19. También es saludable para todos nosotros tener límites claros en relación con los temas y la orientación de las conversaciones. Sea amable con usted y con los demás. Todos estamos luchando para adaptarnos y manejar esta situación.

Estas son algunas ideas para empezar. Mi próximo artículo continuará abordando este tema con la esperanza de ayudar a que todos nos sintamos más a gusto y menos incómodos con los cambios que estamos haciendo para reducir la propagación de la covid-19.

Le deseo buena salud, bienestar y conexión,

Dra. Lori Kleinman

Reconectarnos cuando estamos separados

Reconectarnos cuando estamos separados físicamente

¿Sabía que este es el momento perfecto para reconectarse con amigos, familiares, conocidos y colegas? Todos estamos aprendiendo a lidiar con el cambio constante y la incertidumbre. Estamos adoptando nuevos tipos de estilos de vida. Todos hemos debido interrumpir muchas actividades habituales y las reuniones sociales. Muchos de nosotros nos sentimos solos, aislados, y extrañamos la naturalidad de las conversaciones estimulantes y las conexiones.

La investigación psicológica demuestra que conectarnos con otras personas es bueno para nuestro sistema nervioso y nuestra salud mental general. Cuando tenemos conexiones interpersonales significativas, nuestra ansiedad se reduce, nuestro estado de ánimo mejora, y nuestro sistema nervioso se relaja. Si la conexión implica memorias positivas, humor y risa, es incluso mejor para nuestro bienestar. No se trata de cuántos contactos tenemos; se trata de la calidad de nuestros contactos. Pocos y más significativos es mucho mejor que muchos y superficiales.

Entonces, ¿cómo podemos tener conexiones significativas cuando estamos distanciados físicamente?

  1. Reflexione sobre la historia de su vida y repase las personas que ha conocido y que fueron importantes para usted.
  2. Elija una o dos y busque su número de teléfono, correo electrónico o dirección postal.
  3. Cuando se ponga en contacto con ellas, tenga en mente algunos recuerdos. Piense también en lo que le gustaría que le contaran y piense en algunas preguntas para hacerles.
  4. Intente primero llamarlas o escribirles una carta. Son formas más personales de conectarse que el correo electrónico o las redes sociales.
  5. Si le produce nervios llamarlas luego de un período largo sin haber tenido contacto, use la pandemia como un motivo. Por ejemplo: “Desde la pandemia y la incertidumbre constante me he estado acordando de experiencias especiales de mi vida y he reflexionado sobre nuestra antigua amistad”. O: “¡Hace tanto que no nos vemos! ¿Qué cosas te han pasado en la vida?”. O incluso: “Esta pandemia ha sido una experiencia tan extraña. Recuerdas cuando ______”.
  6. Recuerde que no tiene ninguna garantía sobre cómo responderá la persona. Lo importante es que usted se está poniendo en contacto para reconectar. Para ello hace falta coraje, interés y una buena actitud; todos aspectos positivos para su salud. Si la otra persona responde, tanto mejor para usted, y también para ella.
  7. Puede utilizar también este mismo enfoque con las personas que actualmente forman parte de su vida. Explore nuevas e interesantes formas de interactuar con su pareja, familiares, amigos y colegas. Piense en cosas nuevas sobre las que hablar con ellos o preguntarles. Por ejemplo: “Hace tanto tiempo que estamos juntos y, sin embargo, me doy cuenta de que no sé mucho de los pasatiempos que tenías en la infancia”. O: “Estaba intentando recordar lo que me contaste sobre el viaje que hiciste a. ____. ¿Me contarías de nuevo sobre ese viaje?”. Por supuesto que dirá las cosas de una forma con la que se sienta a gusto. Estas son solo algunas ideas para empezar.
  8. Suspenda cualquier expectativa sobre el resultado y céntrese en la idea de comunicarse para conectarse. Diviértase, y si alguien no responde, que así sea. Pase a otra cosa. Algunas personas pueden responder durante un momento, mientras que otras pueden estar interesadas en volver a conectarse a largo plazo. Disfrute el proceso y vea lo que sucede.

Le deseo buena salud, bienestar y conexiones significativas,

Dra. Lori Kleinman

Contact Us


Boulder County Public Health

Main: 303-441-1100
Submit a Question


Location

Boulder
3450 Broadway
Map & Directions
Hours: 8 a.m. - 4:30 p.m. M-F

Public Health logo